Enlace

PORQUÉ UN PROCESO CONSTITUYENTE

Quizás bastaría decir que el PUEBLO SOBERANO tiene el derecho de hacerlo, porque es el sujeto político en democracia.
Pero ese argumento simple y concreto, no contempla el verdadero momento que vivimos. La autentica e incuestionable tragedia que estamos contemplando en tiempo real, es que la democracia burguesa, tal y como se ha entendido en los países occidental, sus reglas de juego para que la ciudadanía pudiera intervenir y dirigir las políticas públicas, está SECUESTRADA.
Es un autentico cadáver, la mayoría de la población aún no se ha dado cuenta, aunque muchos millones de ciudadanos indignados y enfadados ya empiezan a percibirlo y salen a las calles a gritar “..que no nos representan” cuando la base de esta democracia, si bien incompleta, pero duradera desde el final de la II guerra mundial ha servido de caja de resonancia de las propuestas políticas del
siglo XX.

El hedor de este cadáver se percibe claramente en la patria de la democracia clásica, Grecia, y que decir de la patria de la antigua república ciudadano-patricia de Roma. Golpes de estados desde los centro de poder financiero, gobiernos vigilados y tutelados por la trioka FMI-BCE-UE. Y el resto esperando en el pabellón de los condenados a un veredicto supremo para ingresar en el club de los intervenidos.

Luego, el planteamiento no es el final del camino que podemos ir soñando para salir de este infierno, y que de una u otra forma vamos a tener que superar, sino cual es la ruta que vamos a tomar para que nuestros sueños, los sueños del pueblo, la libertad, la democracia, los derechos humanos, la solidaridad social, la justicia, etc. sean posible.

Derrotadas e injustificadas por razones éticas y filosófica, las vías no pacificas. Necesitamos desesperadamente un tránsito, por el que todas las posibles opciones ideológicas de progreso puedan tener futuro.

Desde los CONSTITUYENTES no proponemos un final para nuestro camino, proponemos un CAMINO PARA NUESTROS SUEÑOS.
Una verdadera REVOLUCION DEMOCRATICA Y RADICAL, unas reglas de juego que inviertan y subviertan el orden actual, donde las normas y las leyes nacen y mueren en el pueblo y en las personas y no en los mercados, o en las reglas de la economía de los pocos sobre los muchos.

Y esta revolución democrática sólo puede provenir de un PROCESO CONTITUYENTE GENERAL, asamblea, participativo y transparente.

O resistimos a estilo heroico de los Griegos, en defensa de lo poco que queda del mal llamado Estado del Bienestar, o pasamos a la ofensiva como han hecho los Islandeses, cambiando radicalmente las reglas del juego alumbrando desde los ciudadanos una nueva CONSTITUCIÓN.
Y hemos optado por el segundo, porque resistir únicamente supone a la larga ser derrotados. Nuestro ataque es DEMOCRACIA PARTICIPATIVA, ASAMBLEA DEL PUEBLO, DERECHOS CIUDADANOS Y JUSTICIA SOCIAL.
Un camino ancho donde quepan todos los demócratas de corazón y no de pacotilla o con intereses en las poltronas.
Nosotros no estamos pensando en el final, sino en el camino que el pueblo puede realizar para llegar a ese final.

Federido Noriega Gonzalez

Anuncios

Los comentarios están cerrados.