Para el día de los trabajadores

Documento que leerá Juan Luis Angles Monroig de Constituyentes  en el acto del 1º de Mayo, Valencia

Estimada ciudadanía; el pasado 17 y 18 de Marzo, aprovechando la conmemoración del bicentenario de “la Pepa” la primera Constitución Española, hubo una movilización popular en la ciudad de Cádiz. Nació el movimiento pro-constituyentes de España. Avalada por unas 200 personas venidas de todos los territorios del Estado Español.

Dos meses después, podemos constatar, como esta propuesta coincide, con movimientos similares en otros países de la Eurozona y con otras propuestas de movimientos altermundistas a nivel internacional que, hartos de ver la creciente desigualdad, la corrupción política, el desorden económico  y la destrucción del modelo de convivencia social, han decidido activar formulas y nuevas propuestas, imaginando las bases de una sociedad más justa y feliz.

Si alguna vez existió en los pueblos de Europa un pacto social a favor del bienestar colectivo y el progreso común, éste pacto ya se ha roto. Si en nuestras democracias parlamentarias, existió alguna vez, un compromiso para la construcción y mantenimiento de unas sociedades más justas, libres y soberanas, éste compromiso, brilla por su ausencia.

Debemos acabar con esta estafa política. Pretenden hacernos creer que, estamos en un estado democrático, donde una minoría  escribe las reglas a su favor, sin contar con los intereses generales de la mayoría. Nos embaucan a través de los medios de comunicación,  hasta prácticamente manipular nuestro pensamiento. Nos convierten en seres inútiles políticamente y preparados para obedecer, trabajar y consumir.

Votar con este sistema de representación, es dar carta blanca al elegido. Decidimos quien nos gobierna, pero no, como queremos ser gobernados. Tranquilamente un presidente nos mete en una organización como es la OTAN, otro nos mete en la zona euro,  otro en la guerra de IRAK, otro nos hace una reforma laboral… y todo esto sin estar en el programa electoral y sin preguntar la opinión a la ciudadanía.

Cuando la ciudadanía reclama una actualización de la Constitución, esta, parece estar blindada; en cambio, bastó una carta del Banco Central Europeo para que el bipartidismo, se ponga de acuerdo, y en 15 días y en Agosto, hacen una modificación constitucional certificando que, el pago de la Deuda Pública a la banca, quede garantizado por encima de la necesidad de crear empleo, o de tener Sanidad o Educación públicas. Deuda pública que deberíamos pedir explicaciones y saber, como se han gastado los euros y quienes se lo han gastado.

Porque lo que sí sabemos es, de algunos  despilfarros en equipamientos e infraestructuras innecesarias, de  desorbitadas comisiones por servicios prestados, de corruptelas inmobiliarias a cargo del fondo común, etc… lo que sí tiene claro la ciudadanía, es que, ningún gobierno, tiene el derecho a expoliar a su gente con el fin de satisfacer a sus acreedores y sobre todo si la deuda es dudosa.

Corregir estos desmanes, no es cosa ni de izquierdas, ni derechas. Es cosa de demócratas. Como tampoco es para siervos, súbditos y sumisos; es, para personas responsables, comprometidas y que deciden mejorar el modelo social actual, a favor de un mayor bienestar común; y repito que no es para sumisos,porque en la medida que la mayoría de la población vaya siendo consciente de cómo actúa este sistema, y los grupos de poder se sientan amenazados, también crecerá el peligro de criminalización de la protesta y el estado policial.

Como muestra, tenemos la última reforma del Código Penal donde prevé que aquellos que ejerzan la libertad de expresión o exigirán públicamente justicia social y económica en espacios públicos sin autorización, podrá ser calificado como atentado contra la Autoridad: Prisión provisional y hasta 4 años de cárcel. Haciendo un flaco favor al art.21 de la Constitución Española.

La injusticia social; la falta de democracia real; la mala distribución de la riqueza; la incapacidad de un consenso social; la no representatividad institucional ante las demandas sociales, obliga a que paremos esta dictadura sistémica; que la democracia no sea un puro entretenimiento mediático; que las decisiones importantes dejen de tomarlas Wall Street, Bruselas, Goldman Sachs o la prima de riesgo;

Se hace imprescindible activar un proceso constituyente. Un poder constituyente, que recoja el sentir, de cómo queremos regularnos socialmente en cada momento. Crear una educación ciudadana con un mismo discurso y objetivos comunes; donde se practique la democracia y la ciudadanía tenga capacidad operativa para participar en un debate público; donde existan mecanismos para frenar cualquier corrupción o apropiación indebida por parte de los que gestionan el gobierno; donde los ciudadanos puedan impulsar una reforma constitucional… por todas estas razones y porque consideramos que la ciudadanía de  hoy somos los descendientes, de aquellos que lucharon por el respeto de la condición humana en otros tiempos y también contra el mismo totalitarismo, es por lo que, en asamblea ciudadana hace dos meses en Cádiz declaramos:  DESLEGITIMADA

LA CONSTITUCIÓN DE 1978. Legal es la Constitución del 1978, pero no es legítima. Legal, es echar a una familia a la calle por impago de una deuda, pero no es legítimo.

Por tanto esta asamblea convoca la apertura de UN PROCESO CONSTITUYENTE basado en LA IGUALDAD, LA LIBERTAD, LA SOLIDARIDAD Y LA DEMOCRACIA DIRECTA A TRAVÉS DE UNA REVOLUCIÓN PACÍFICA Y DEMOCRÁTICA. Esta asamblea hace un llamamiento a las ciudadanas y ciudadanos de todos los ámbitos, sectores y localidades de nuestra sociedad a organizar asambleas ciudadanas constituyentes.

Lo dicho. Estamos empezando. El camino es largo y no será fácil, pero lo hacemos nosotros como queremos, o estad seguros, que alguien lo hará por nosotros.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.